fundiciones

División Ventanas

Ventanas - Mapa Zona Industrial

La zona industrial de Quintero ubicada en la comuna de Puchuncaví, Región de Valparaíso, reúne a más de 10 empresas de distintos sectores productivos del país. Este lugar partió a fines de la década del 50 y fue escogido por las empresas por su disponibilidad de agua, la cercanía con los puertos, y la ubicación de los centros y proyectos mineros de esa época.

Fuente: Autor

Cuerpo

Saber más

Zona industrial de Ventanas

El desarrollo industrial de la localidad de Ventanas, ubicada en la comuna de Puchuncaví, Región de Valparaíso, partió a fines de la década del 50, con la entrada en funcionamiento en 1958 de Chilectra, que posteriormente pasó a llamarse AES Gener.
En ese período, además, se inició la construcción de una fundición de metales por la Empresa Nacional de Minería, Enami, la que fue inaugurada en 1964 y que actualmente se conoce como Codelco División Ventanas.

El lugar fue inaugurado como complejo industrial Ventanas el 12 de febrero de 1961. Las actividades desarrolladas en este polo industrial aumentaron con el tiempo. En 1987 la modificación del plan regulador intercomunal permitió la llegada de otras industrias.

Debido a las actividades industriales realizadas en la bahía de Quintero y su impacto ambiental en la zona, en 1993 fue declarada como zona saturada por anhídrido sulfuroso (SO2) y material particulado. En aquella oportunidad se señaló que el Complejo Industrial Ventanas, compuesto por la Refinería y la Fundición Ventanas, entonces perteneciente a la Empresa Nacional de Minería (Enami), y por la Central Termoeléctrica de Chilgener, instaló una red de monitoreo en su zona circundante, para medir las concentraciones ambientales de anhídrido sulfuroso y material particulado respirable.

En diciembre de 2011, la División Ventanas de Codelco, junto a otras 10 empresas del barrio industrial Quintero – Puchuncaví, firmó un Acuerdo de Producción Limpia (APL) para mejorar las condiciones ambientales y la calidad de vida de los habitantes de estas comunas de la V región.

El documento fue suscrito por autoridades de Gobierno, especialmente las medioambientales, el director ejecutivo del Consejo Nacional de Producción Limpia, autoridades regionales, además de representantes de 10 empresas del barrio industrial.

Entre otras metas concretas, el acuerdo de producción limpia contempló:

  • Mejorar la información para el control de las emisiones atmosféricas y prevenirlas.
  • Las empresas apoyan al Ministerio del Medio Ambiente (MMA), con información de la calidad de los suelos para el estudio de riesgo ambiental y Plan de manejo respectivo.
  • Plan de emergencia para la protección de la salud y seguridad ocupacional.
  • Promover acciones de responsabilidad social e información hacia la comunidad.
  • Gestión de los residuos sólidos, para implementar prácticas para evitar, minimizar, reutilizar, reciclar, tratar, y última instancia eliminar los residuos generados en la producción.
  • Promover acciones de protección de la biodiversidad presente en las aguas de la Bahía de Quintero y Estero Campiche
  • Cambios tecnológicos para reducir la contaminación.

Ventanas - Cómo opera la fundición y refinería

División Ventanas es una planta de fundición y refinamiento de cobre que inició sus operaciones en 1964. Su objetivo principal es la fusión de concentrados de cobre y la obtención de cátodos de cobre de alta pureza, para lo cual cuenta con una capacidad para fundir cerca de 420.000 t/año de concentrados y de producir 400.000 t/año de cobre electrolítico.

Saber más

Cómo opera la Fundición y Refinería de Ventanas

El proceso productivo para la obtención de cobre refinado, como se muestra en la gráfica, cuenta con diversas etapas, que se inician con la llegada de la materia prima, esto es, el concentrado de cobre, que contiene entre 20% a 35% de cobre, pero también trae otros metales.

1. Paso al Convertidor Modificado Teniente (CMT). Se produce metal blanco hasta 75% de cobre, gases y escoria:
El concentrado se ingresa al CMT (un reactor pirometalúrgico), donde es sometido a altas temperaturas (1.250º C) para lograr el cambio de estado de sólido a líquido. Al pasar al estado líquido, los elementos que componen los minerales presentes en el concentrado se separan, quedando los más livianos en la parte superior del fundido (hierro y azufre, fundamentalmente), y en la parte baja se concentran los metales blancos que contiene entre 70% y 75% de cobre.
• Además se generan gases. Por ejemplo, el azufre forma gases monóxidos y dióxidos, los cuales son evacuados a través de gigantescas chimeneas, junto a otros gases, donde son captados en gran parte y son desviados hacia una planta de ácido para producir ácido sulfúrico (H2SO4).
• También se genera escoria, que es la parte más liviana del fundido, y que está formada por las impurezas (otros metales, como hierro, magnetita, etc) y que se envía a hornos destinados a limpieza, para recuperar el cobre que aún le queda.

2. Paso por el Convertidor Pierce-Smith (CPS). Se produce cobre blíster con 96% de pureza, gases y escoria:
El metal blanco pasa al CPS, para eliminar el resto de hierro, de azufre y de otras impurezas que aún le quedan. Esta eliminación se produce en dos fases: "soplado de escoria" y "soplado de cobre". De este modo se obtiene cobre blíster (96% de pureza), que pasa a la siguiente etapa de refinación. También se produce nueva escoria, la que se envía a tratamiento, para recuperar el cobre remanente.

3. Paso por el horno basculante y hornos de refino (producción de ánodos, hasta 99,5%)
El cobre blíster pasa al fuego en un horno tipo basculante (esto es, que oscila) y dos hornos tipo reverbero (que refleja calor), para producir ánodos, es decir, planchas de cobre obtenido de la fundición que contienen entre 98% y 99,5% de pureza.

4. Paso por la refinería electrolítica (producción de cobre de alta pureza, 99,99% y barros anódicos):
Los ánodos son enviados a la refinería electrolítica, en cuyas celdas (que son como enormes piscinas), se instalan en forma alternada una plancha de ánodo y otra de cátodo, (que es una plancha muy delgada de cobre puro), a los que se aplica corriente eléctrica, a través de una solución de ácido sulfúrico y agua, obteniéndose cátodos de cobre de alta pureza (99,99%), los que son altamente valorados en el mercado del cobre.
Otro producto de este proceso son los barros anódicos, esto es, los componentes del ánodo que no se disuelven y que se depositan en el fondo de las celdas electrolíticas. El barro anódico está formado por metales tales como oro, plata, selenio, platino y paladio, por lo que constituye un subproducto valorizado.